Por Gregorio Magnanego

Continuamos en Illustraciencia la serie “Diálogos con ilustradores científicos” preguntándoles a María Alejandra Migoya, Roc Olivé, Román García Mora y Vanessa González Ortiz si es internet un buen escaparate para dar a conocer su trabajo y si están presentes en las redes sociales. Queremos conocer cómo los ilustradores utilizáis las redes sociales es por eso que te invitamos a participar en una encuesta.

Alejandra Migoya considera que internet es el mayor escaparate de ventas, promociones e intercambio del mundo globalizado actual. Aunque te permite exponer tu trabajo y recibir propuestas interesantes, también dice que “da lugar a la cultura de lo efímero, donde se ve, se admira, se deja, se pasa a otra cosa”. La cuestión es, por tanto, según ella, “quién lo ve, para qué lo ve”. Internet es el mejor lugar para cosechar halagos, para llegar a cualquier parte del mundo y te abre la puerta a permanecer en la nube. Sin embargo, “que el trabajo sea visto por un científico con el cual se quiere trabajar, es otra cuestión”. La responsabilidad del ilustrador científico es en muchas ocasiones no divulgar descubrimientos, nuevas especies, hasta el momento de la publicación del trabajo. Obviamente, “eso no significa dice Migoya   que no pueda haber un diálogo con el científico que le posibilite mostrar su trabajo en algunos ámbitos”.

Migoya afirma compartir su trabajo (ella imparte en la Universidad de La Plata, Argentina, los cursos «De la Observación a la Ilustración Científica Botánica», «Ilustración en el Jardín Botánico», y «Técnicas B&N en Ilustración Científica Botánica») y los cursos que dictan anual y mundialmente sus colegas (como María Cecilia Scoones con colaboradores en Mendoza, Argentina) en las redes sociales. También las utiliza para difundir actividades de su país e informar de las del exterior. Además, Migoya desarrolla “una network con colegas y amig@s del área, que es una labor personal, de intercambio, humana, a la cual asiste la tecnología de internet”.

Por su parte, Roc Olivé cree que internet es un gran escaparate, pero también considera que “tiene sus hándicaps”. Pese a todo, la mayor parte de la gente que contacta con él lo hace a través de ver su obra en internet. También menciona que está muy presente en su Instagram @rocolivepous.

García Mora coincide con Olivé en que internet es el canal que más oportunidades laborales le ha dado, “ya que la mayoría de mis clientes están fuera de España y los encargos que han permitido afianzarme en la profesión siempre llegaban a través de los trabajos que habían visto en la red”. Además, las redes le facilitan conocer lo que están haciendo otros colegas y mantenerse en contacto con ellos. Sin embargo, García Mora afirma estar menos presente en internet de lo que le gustaría, ya que la actividad en las redes sociales requiere de un tiempo o un esfuerzo muchas veces incompatible con el trabajo diario.

González Ortiz piensa que las redes sociales son indispensables en su trabajo. Si bien es cierto que “tener contactos en una universidad es muy valioso y el boca a boca sigue siendo un método muy eficaz para conseguir trabajos”, González Ortiz cree que utilizar las redes te da oportunidades en empresas localizadas en cualquier lugar del mundo. A esto hay que añadir el descubrimiento de otros artistas y el surgimiento de colaboraciones. Al fin y al cabo, como nos dice Ortiz: “¿Cómo habría conocido yo Illustraciencia sin las redes sociales e internet?”.

Hoy, con apenas unos pocos clicks, cualquiera puede iniciar procesos de transmisión de información virales. Una simple búsqueda de Google puede darle a cualquiera acceso a información virtualmente ilimitada acerca de una determinada problemática científica. Sin embargo, también es cierto que esta es una visión conformista respaldada por la difusión masiva de mensajes acríticos respecto a las posibilidades de internet. Incluso pese a las ventajas reales que internet supone, por ejemplo, para los nuevos modelos de comunicación científica, hay riesgos asociados a este medio, como la procrastinación a la que puede inducir su comodidad.

Desde Illustraciencia querríamos dar algunas pautas para evitar ser absorbido por el estatismo al que nos pueden conducir unas redes sociales, paradójicamente, en constante y frenético movimiento. Convendría primero planificar adecuadamente el tiempo que se dedicará a las redes. Sin duda, también es importante definir a qué redes se prestará atención. En función de las metas y el tiempo del que disponga cada persona esta selección variará, no obstante, es siempre cierto que quien mucho abarca, poco aprieta. Evidentemente, también resulta imprescindible distinguir el tiempo personal o recreativo del tiempo dedicado a actividades profesionales en las redes. Por último, las herramientas de gestión de redes sociales como Hootsuite o TweetDeck pueden resultar muy útiles para organizar el tiempo y contenidos de acuerdo a los planes de cada uno.

Si eres usuario de Instagram seguro que sigues a Illustraciencia, si no lo eres ahora es el momento. Nos encanta que nos etiquetéis (@illustraciencia) y ver en qué proyectos estáis trabajando y poder compartirlos en nuestros stories. También puedes entrar a formar parte del grupo de Facebook “Academia Illustraciencia”, donde encontrarás una comunidad de ilustradores que comparten tu interés y en la que podrás intercambiar consejos sobre vuestras obras y estar al día de cursos, eventos y las últimas noticias en ilustración científica.

Ya sabéis que en Illustraciencia también usamos las redes sociales para poneros al día de todos nuestros contenidos, cursos, eventos y acercar la ilustración científica a la sociedad. Nos gustaría saber cómo usáis vosotros las redes sociales ¿También promocionais vuestro trabajo? ¿Lo usáis para conocer a otros profesionales de la ilustración? Contárnoslo en el siguiente formulario. Es anónimo, os llevará 3 minutos y tendremos en cuenta los resultados para hacer un mejor uso de las redes sociales en Illustraciencia, mejor adaptado a vosotros.