El color es una variable fundamental para diferenciar, por ejemplo, una especie botánica de otra. El problema es cómo referenciarlo de forma universal. En el camino a la normalización del color nacieron las tablas o cartas de color. Un ejemplo es el sistema Pantone.

El origen de estos códigos se encuentra en los estudios científicos. El ejemplo que ha llegado en mejores condiciones a nuestros días es la tabla de colores de Thaddeus Haenke (1761-1817), que numera hasta 2487 colores y fue usada en la expedición Malaspina.

Muchos artistas usan sistemáticamente paletas de color limitadas y definen gamas cromáticas con las que trabajar en sus dibujos, algo muy común en la ilustración digital.

Libros sobre ilustración botánica:

The Art of Botanical Painting de Margaret Stevens.
Botanical Painting with Coloured Pencils de Ann Swan.
How to Draw Plants: The techniques of botanical illustration by Keith West.
Botanical Sketchbook de Mary Ann Scott, Margaret Stevens.
The Botanical Palette: Colour for the Botanical Painter The Society of Botanical Artists, Margaret Stevens.
Botanical Illustration: Painting with Watercolors de Siriol Sherlock.
Botanical Illustration Course with the Eden Project de Rosie Martin.
The Art of Botanical Drawing de Agathe Ravet-Haevermans.
A-Z of Flower Portraits de Billy Showell.

Carta de color de Thaddeus Haenke de la Expedición Malaspina (1775-1794)

Fuente: Cabezas L, López I, Olivier JC, Campos R, Barbero M. Dibujo Científico: arte y naturaleza, ilustración científica, infografía, esquemática. Dibujo y Profesión 4. Ed Cátedra, 2016, Madrid.