Cheirogaster richardi

Domingo López González

Hace entre 12 y 9 millones de años, durante el Mioceno Medio (Aragoniense), habitó en la cuenca neógena del Vallès-Penedès (Barcelona) una especie de tortuga gigante, denominada Cheirogaster richardi. Gracias a la continua deposición de sedimentos que rellenaron la cuenca, los restos de estos grandes reptiles se fosilizaron y se pudieron conservar.

Las excavaciones seguidas en el yacimiento paleontológico de Can Mata, en el término municipal de Els Hostalets de Pierola (Barcelona), sacaron a la luz más de 300 individuos, dejando en evidencia la gran proliferación de esta especie. Los especímenes estudiados conservan las placas óseas del caparazón, con los surcos de los escudos dérmicos, y en algunos casos, aparecen restos del esqueleto, principalmente postcraneal.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar