ELIZABETH GOULD Y SU OBRA SILENCIADA

Elizabeth Gould nació en 1804 en Ramsgate, Inglaterra. No se conocen muchos datos de su infancia, era hija de militares y con 22 años comenzó a trabajar como institutriz. Era una joven inteligente y bien formada con una especial habilidad para el dibujo. Según contaba a su madre en sus cartas, su situación en estos años fue difícil y se sentía triste.

 

Elizabeth Gould. Imagen: Wikimedia Commons.

Su vida cambiaría notablemente tras su matrimonio con el ornitólogo John Gould. El enlace fue beneficioso para ambos, pues John se sirvió de las cualidades artísticas de su esposa para que colaborase con él en sus proyectos como conservador en el Museo de la Sociedad Zoológica de Londres. 

El primer trabajo en el que ambos colaboraron se dedicó a las aves del Himalaya. Su marido confiaba en las capacidades de Elizabeth y la instó a realizar las litografías para la publicación. Dado que no conocía la técnica de reproducción, John la puso en contacto con Edward Lear, que le enseñó los procesos de la litografía y la ayudó a mejorar sus técnicas de dibujo. Los dibujos de A Century of Birds from the Himalaya Mountains se hicieron a partir de aves taxidermizadas de la colección del museo, lo que resultó en estampas más estáticas pero de una gran belleza.

La calidad de los dibujos de Gould fue muy bien recibida y la publicación sobre las aves del Himalaya fue todo un éxito, lo que animó a John a llevar a cabo una nueva empresa dedicada a las aves europeas en la que su esposa de nuevo sería la dibujante. Para ello tendrían que viajar por todo el continente estudiando las distintas especies de Europa. Esto supuso todo un reto para Elizabeth pues ya no se trataba de utilizar modelos taxidermizados sino de estudiar las aves en su propio hábitat y en pleno movimiento. Sus imágenes se volvieron más complejas, con interacción entre los especímenes y una mayor sensación de vida en las aves, debida evidentemente a la observación del natural y a los dibujos previos de campo.

Este ambicioso proyecto, Birds of Europe, compuesto por 448 placas, no fue el único en el que participó la pareja en 1937. Durante los cinco años que duró el proceso de ilustración, impresión y publicación de la obra, Elizabeth se encargó de dibujar las especies de aves traídas por el famoso naturalista, Charles Darwin, de la expedición de Zoology of the Voyage of H. M. S. Beagle. Según Alexandra Alvis, autora de Elizabeth Gould: An Accomplished Women, John fue el que contrató a Elizabeth para estas ilustraciones que acompañarían sus textos publicados sobre estas especies de aves. Aun así, la firma de Elizabeth no aparece en ellas como tal, sino precedida por una J, pues John se atribuyó crédito artístico por la composición de los diseños. Esto continuó ocurriendo a lo largo del resto de las publicaciones en las que trabajaron juntos.

Sin embargo, pese a haber colaborado con Charles Darwin, el trabajo que realmente supuso un momento crucial para la vida de la pareja Gould fue la publicación de Birds of Australia, publicado en siete volúmenes entre 1840 y 1848. Este primer estudio exhaustivo de las aves de Australia incluyó descripciones de 681 especies, 328 de las cuales fueron descubiertas por John Gould.

El primer tomo, publicado en 1840, sí que tuvo a Elizabeth como dibujante; no obstante, ella moriría prematuramente el 15 de agosto de 1841 tras dar a luz a su sexto hijo. Pese a que la ilustradora tenía adelantadas varias ilustraciones, para culminar el segundo tomo del proyecto, John contrató a Henry C. Richter quien firmó con su propio nombre las reproducciones en litografías de los dibujos de Elizabeth.

En una era dominada por el trabajo de naturalistas como Charles Darwin y John James Audubon, los Gould se embarcaron en su propia aventura y Elizabeth dejó un legado cercano a 650 ilustraciones para publicaciones. A pesar de la extraordinaria calidad de las litografías de Elizabeth Gould, su obra siempre fue eclipsada e, incluso, atribuida a su marido.